Otras formas

Música Irlandesa: otras formas de hacer Música de Cámara (II)

new-piktochart_27380960

Hace unos meses comencé una serie formada por artículos en los que os hablo sobre otras formas de hacer música de cámara.

La idea surgió porque hay muchísimos géneros musicales, que al igual que en la música clásica, llevan a un grupo de personas a reunirse y disfrutar de la música tocando juntos.

Estrené esta serie escribiendo sobre el Tango, un género que no sólo me encanta desde que era pequeña, sino del que además tuve la suerte de disfrutar a finales de verano a lo largo de una gira por China.

Así que esta vez cambio de continente y viajo de Argentina a Europa, ya que me gustaría hablar sobre otra forma de hacer música de cámara cercana a mí, como es la música tradicional irlandesa.

La cercanía con este tipo de música viene a través de unos amigos de Pamplona, cuya pasión por la música irlandesa es casi contagiosa. Ellos forman parte del grupo llamado “The Eclectic Celtic Band” y sus ganas de compartir su música con los amigos y conocidos e introducirnos poco a poco el gusto por este género, han hecho que los haya escuchado ya varias veces en directo, en diversidad de formatos: concierto con baile (balfolk), sesión en un pub o sesión privada.

Fue durante la última sesión que les escuché en un pub irlandés de Pamplona durante las pasadas navidades, en la que me dí cuenta de que tenía muchas ganas de compartir este estilo de música con vosotros. Durante esta sesión no sólo me entraron ganas de ir a casa a coger el instrumento para volver y unirme a ellos (cosa que luego descubriría que no es del todo aconsejable hacer, según qué tipo de sesión sea), sino que además afiancé una idea que llevaba tiempo pensando, que la música irlandesa es otra forma de hacer música de cámara.

La música tradicional irlandesa se nutre de las melodías folclóricas irlandesas que han ido tocándose y aprendiéndose de oído año tras año y siglo tras siglo.

Al hecho de juntarse en un sitio – normalmente un pub o una casa – se le llama sesión (seisiún en Irlandés). A simple vista la elección del repertorio parece sencilla, ya que uno lanza una melodía y los demás se unen a ella. Una vez se empieza una melodía, esta suele repetirse unas tres veces, lo que ayuda mucho a que se aprenda de oído. Otra peculiaridad es que la persona que comienza esta melodía, suele ser la encargada de enlazar tres melodías, hasta completar lo que se conoce como set.

Estas sesiones pueden ser de tres tipos diferentes dependiendo del nivel que tengas: Slow (lenta), intermedia o avanzada.

Si eres nuevo en el mundo de la música irlandesa, lo recomendable es ir a una slow session. En ella hay una persona que ayuda a los principiantes a aprender nuevas canciones de forma relajada y a tempos más lentos. Cuando ya llevas un tiempo acudiendo a estas sesiones y ya sabes bastante repertorio, será el momento de pasar a una de tipo intermedio. En estas otras verás como normalmente la gente ya se conoce, tienen un repertorio muy amplio, con unas transiciones correctas y unos tempos bastante estables y menos lentos que en las slow session. Y algo muy importante, conocen las etiquetas.


pont-a-mousson-bal-folk-ce-vendredi-avec-rhesus-positif-1489673449144129033.jpg
Balfolk

 

Finalmente también están las avanzadas, en las que suelen estar personas que llevan mucho tiempo tocando, con un conocimiento amplísimo de melodías, muchas de ellas de gran complejidad y con un alto conocimiento de las etiquetas.

Lo cierto es que no importa en cual de estas participes o cual escuches, ya que todas ellas tienen algo en común y es que con mayor o menor nivel todos escuchan, interactúan y tocan a la vez una misma melodía a la que acompañan con diversos ritmos. En definitiva, todos disfrutan haciendo música juntos, todos disfrutan de la música de cámara a través de la música irlandesa.

El acceso a cualquier tipo de sesión puede ser abierto, donde todo el mundo es bienvenido; por invitación, donde necesitas que las personas que participan en la sesión ya te conozcan y te digan para unirte o que tras pedirles permiso, accedan a que te unas ese día. Y también pueden ser privadas, donde tocan sólo las personas que previamente han acordado tocar ese día.

Pero como en toda música de cámara, también existen una serie de normas, que en este género se llaman “etiquetas” y que velan por que estas sesiones funcionen adecuadamente, para que sólo hay que preocuparse de lo importante, que es la música.

Hay muchísimas etiquetas y cada sesión tiene distintos tipos, con lo que antes de unirse a una sesión hay que pasarse a escuchar durante un par de semanas, para ver cómo funciona y qué etiquetas tiene. Y tras acercarse a preguntar a los músicos si puedes unirte en la próxima sesión, entonces llevar tu instrumento y tocar con ellos.

Para que conozcáis un poco en qué consisten las etiquetas, he hecho una pequeña selección de las que me han parecido más importantes o interesantes:

  • Tocar sólo cuando conoces la melodía o canción. (Hay que tener en cuenta que a diferencia de una Jam, en este tipo de sesiones no se improvisa, de modo que antes de aventurarse a tocar una melodía, hay que estudiarla en casa hasta que sepas que te sale bien)
  • Tratar a los músicos con respeto.
  • Estudiar antes de ir a una sesión.
  • Afinar el instrumento con los demás del grupo y no comenzar a afinar cuando alguien está afinando.
  • Quien comienza la melodía marca el tempo y no debe cambiarse hasta que se acabe el set.
  • No hay que meterse en el círculo de la sesión, a no ser que se vaya a tocar.
  • Sólo un instrumento de percusión (bodhrán…) y rítmico (guitarra, bouzouki…) cada vez. Así que si hay más de uno, se pueden turnar.
  • Si llegas tarde, pregunta qué es lo que ya se ha tocado antes de empezar a tocar una melodía, para no repetir.

Como podéis ver, en definitiva la música tradicional irlandesa es otra forma de hacer música de cámara en un ambiente distendido y normalmente acompañado de cervezas.

Si te ha gustado esta forma de hacer música, no dudes en buscar una sesión cercana a tí, obsérvala unos días, practica en casa y pide unirte.

Este artículo no sería el mismo sin la inestimable ayuda que me ha prestado el pamplonés Daniel Velasco. Gracias por toda la información que puso a mi disposición y a las dudas que me aclaró.



 

Y tú, ¿Conocías esta otra forma de hacer música de cámara?


 

Si te ha gustado esta nueva sección del blog y te gustaría que hablara sobre otro género que te guste en el próximo artículo, sólo tienes que dejar tu comentario o mandarme un mensaje con tu sugerencia a través del formulario de contacto.


 

Anímate y deja tu comentario. Y si te ha gustado el post, no dudes en compartirlo en las redes sociales.

Además, si quieres ser el primero en enterarte de cada nueva entrada del blog, también puedes subscribirte por email.

O si prefieres recibir la Newsletter cada mes, envíame un email a través de la página de contacto.


Anuncios

¡Anímate y deja tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s